El Jardín de los Hortales no es el problema


Artículo de Pablo Perpinyà publicado en el Diario de Pozuelo

 

En dos años y medio de legislatura hemos sido testigos de innumerables enfrentamientos entre el Gobierno del PP y vecinos de toda clase y condición. Quislant ha impuesto su criterio, a menudo desde el desconocimiento, en múltiples situaciones que bien podrían haberse resuelto con un poco de cintura política y algo de mano izquierda. El caso del Jardín de los Hortales, en Pozuelo Pueblo, es el último capítulo de la historia del divorcio entre el PP y los vecinos de Pozuelo.

¿Cómo es posible que una iniciativa tan inofensiva como un jardín comunitario, levantado con ilusión por un grupo de vecinos, pueda ser interpretada como una amenaza política por un Gobierno? ¿Qué tiene que tener un gobernante en la cabeza para abordar todo cuanto le rodea desde la lógica amigo-enemigo? Francamente, no había conocido hasta la fecha a un Gobierno con tanta predisposición al enfrentamiento con gente con iniciativas sanas y que sirven para mejorar Pozuelo. Con su actuación, el PP señala al Jardín de los Hortales, situado entre las calles San Juan de la Cruz y Merdeces de la Cardiniere, como un problema desde el momento en que se escapa de su control. Bajo esta forma de entender el municipio, no hay cabida para las iniciativas de los vecinos más allá de las decisiones todopoderosas del Alcalde de turno que, visto lo visto, lo más probable es que no tenga el más mínimo conocimiento de las demandas de las sociedad civil local. Un problema que tiene su origen en el Gobierno y que terminan pagando el conjunto de los vecinos que, a pesar de mostrarse receptivos a dialogar, no encuentran interlocutor autorizado incluso en temas de absoluto sentido común.

Definitivamente el Jardín de los Hortales no es el problema, al igual que no lo eran los vecinos de Húmera denunciando la situación de la depuradora, los de La Cabaña organizándose contra la ordenanza de movilidad o los del entorno del Parque de la Fuente de la Salud pidiendo que se respeten sus espacios verdes. Al PP le crecen los enanos y no es casualidad, es la consecuencia inmediata de gobernar Pozuelo sin conocerlo y rechazando por sistema las sugerencias y peticiones de los vecinos. Desde aquí lanzo una petición al Gobierno para que siente a dialogar con quienes con tanto esfuerzo han sacado adelante el Jardín. Le pido a la Alcaldesa que les llame, les escuche y actúe en consecuencia, porque la deriva que ha tomado sólo servirá para aumentar el malestar de la gente que es, en definitiva, quien tiene la llave para que en año y medio haya un Gobierno diferente. No se puede gobernar permanentemente al margen de los intereses de los vecinos.

Pablo G. Perpinyà

Portavoz de Somos Pozuelo

Leave a Reply

Be the First to Comment!